Cómo ser un buen vendedor

¿Cómo puedo ser un buen vendedor?

Te contamos algunos secretos que, acompañados del GuíaBurros: Secretos del vendedor, te ayudarán a convertirte en el rey o la reina de las ventas. 

  1. Mensaje: es muy importante que un buen vendedor domine el mensaje que quiere transmitir, que tenga toda la información clara y sepa transmitirla. Debe saber comunicar la información más relevante, tanto la buena como la mala si la hubiera, priorizando todo y sin dar vueltas para llegar al punto que realmente tiene interés.
  2. Conocimiento: todas las cifras deben estar en tu mente, para ser un buen comercial debes conocer a la perfección todos los datos, especialmente todos aquellos que un cliente puede preguntarte en cualquier momento.
  3. Respeto: la satisfacción de un cliente es indispensable para tener éxito como comercial, y para lograrla debes empezar por respetarlo en todos los sentidos. No solo se trata de hablarle y tratarle con respeto, también se centra en atender sus necesidades, saber qué es lo que pide, no abusar con los precios, no querer venderle más de lo que necesita y ser honesto con los defectos o problemas que pudieran surgir.
  4. Conflictos: cualquier problema que surja debes abordarlo de inmediato, dando la cara y buscando soluciones. El cliente tiene que ver que realmente estás para ayudarlo, incluso cuando otros saldrían corriendo al haber problemas o cometer errores.
  5. Organizar visita: cada visita que realices debes prepararla bien, no se trata de ir a cuantos más sitios mejor. Cuida la preparación, la presentación e incluso la posvisita. Busca información sobre la empresa para saber lo que le puedes ofrecer, que se vea que hay un interés real por establecer una relación comercial. No dejes pasar más de 48 horas después de la visita sin contactar otra vez, aunque sea para dar las gracias por haberte atendido.
  6. Cerrar la venta: las dudas dejan por el camino muchas ventas que finalmente no son realizadas. Muchas personas piensan que un “tal vez” es mejor que un “no”, pero lo cierto es que es casi lo mismo. Procura cerrar la venta cuanto antes, resuelve dudas, aporta información, vuelve a visitar… que el cliente vea que estás pendiente de lo que pueda necesitar, pero no muestres desesperación por vender.
  7. Sin excusas: si algo sale mal, si un pedido tarda, si los precios no son correctos… sea cual sea el problema, acéptalo siempre, no busques excusas. Pide disculpas, procura resolverlo cuanto antes y aprende del error para que no vuelva a suceder.
  8. Humildad: no importa lo bueno que seas vendiendo ni lo maravilloso que sea tu producto, hay que trabajar siempre con humildad, que el cliente te vea cercano.

OKDIARIO