Todo lo que debe evitar un buen vendedor

Ser vendedor es más difícil de lo que parece, pero a la vez presenta multitud de beneficios que los profesionales de la venta valoran y disfrutan.

La venta es un trabajo emocionante porque permite trabajar con la gente y estar atento a sus necesidades. Pero el comercial no nace con las cualidades innatas, sino que se hace mediante la formación, el aprendizaje vivencias, las experiencias personales y las que experimenta en el mismo puesto profesional de venta. A continuación, los errores que todo buen vendedor debe evitar:

  1. No conocer a la compañía para la que trabaja
    Trabajar para una compañía grande deja de ser una ventaja competitiva en cuanto no la conoces y viceversa; conocer completamente a tu compañía –aun siendo pequeña- puede significar el valor agregado. Pon atención en sus antecedentes, como inició su historia, quiénes fueron sus dueños, a qué se dedicaban antes de ello, cuáles son sus socios y cuáles las perspectivas a futuro.
  2. Vender tu producto o servicio sin conocerlo
    Este no es sólo un error de vendedor, también podría adjudicarse a cualquier profesional. No saber a qué empresa perteneces y mucho menos, qué producto vendes, sería tu peor error. Hoy, la tendencia en ventas es que sean consultivas, donde tu producto no es lo más importante, sino las necesidades del vendedor para satisfacer las del cliente. Lo primero que tienes que hacer es realizar un análisis íntegro de tu producto, desde las características físicas, hasta aquellas que no se ven, pero que dan resultados, las características de servicio, las ventajas que tiene en comparación con el mercado y la competencia y todas las posibilidades que le pueda ofrecer a cualquier cliente.
  3. Trabajar en terreno infértil
    Puedes trabajar arduamente, pero si no reconoces que tu cliente puede ser una causa perdida. Una de las reglas principales es saber prospectar.
  4. Pensar que sólo hay una forma de vender
    Sucede mucho que los vendedores llegan a pensar que lo que les sirvió en uno, le puede servir a todos, pero es un error. Cada cliente es diferente y cada venta también, por ello debes analizar desde el mercado, el perfil y la tecnología. Refuerza tus perspectivas de ventas de todas formas, a través de las citas persona-persona, llamadas telefónicas, a través de correos electrónicos, realiza presentaciones de acuerdo al cliente y utiliza las ventajas que puede brindarte la tecnología.
  5. Si no vendes… no te desanimes
    El manejo de la frustración debe ser tu aliada en todo momento. Expertos aseguran que de 10 citas, una es el cierre. Son estadísticas y son ciertas. Para ello, la actitud es muy importante, pues recuerda: el éxito de una persona depende de dos factores fundamentales: su experiencia técnica (15%) y sus cualidades como persona (85%): integridad, proactividad, adaptabilidad y creatividad, entre otras.

Si quieres saber más a cerca de ser un buen comercial, no te pierdas GuíaBurros: Secretos del vendedor, de María Dolores Rodríguez.